Un casa en la playa o… la playa en tu casa

Escrito el 15/07/2013

eShopper: Angela Turro

Decorar es embellecer, adornar, aderezar, arreglar, amueblar, equipar… una casa, un negocio, un espacio de trabajo. Pero no es sólo una cuestión de pura estética, también es crear una ambientación agradable y funcional, buscando el máximo confort y bienestar.

8573804_orig

Aunque no todo el mundo tiene una casa a pie de playa, decorar con pequeños detalles marineros, surferos… etc si vives en una ciudad o pueblo cerca del mar, puede resultar una idea, sobretodo en verano, muy reconfortante. Pues los conceptos de veraneo, vacaciones y playa, instalados de forma permanente en nuestra vida y casa pueden motivar y dar alegría a quienes se apasionan por este estilo de vida en concreto.

Para los que si tengan una casa a dos pasitos de la arena, decorarla por completo en concordancia con el hábitat y estilo de vida de la zona, también será una opción muy acertada.

Así que en definitiva, gente de costa, os aconsejo que este verano llevéis un poco de playa a vuestras casas.
Algunos consejos para lograrlo fácilmente son, en primer lugar utilizar los colores por excelencia, el blanco, el azul en casi todas sus gamas, sin olvidarnos del turquesa, muy importante. Estos colores, los utilizaremos en cualquier elemento decorativo o mueble como por ejemplo en los cojines, cortinas, tapicerías de sofás, mobiliario, espejos, lámparas… Las rallas de estilo marinero en su versión clásica o más actual también en cojines, tapicerías o dónde se nos ocurra ayudan mucho a dar el toque que buscamos. Otra idea para las cortinas, o para colgar telas si queremos separar ambientes, o para cubrir a modo de mosquitera la cama en la zona del dormitorio es utilizar telas vaporosas en blanco puro. Es un pequeño detalle que aporta mucho de forma inconsciente, pues se suelen relacionar con lugares calurosos.

También se pueden utilizar cabos y nudos marineros para atar cortinas, o remos clásicos de madera para decorar, o porque no una tabla de surf colgada o apoyada en la pared.
Caracolas encima de mesitas y otros muebles y hasta se pueden utilizar hamacas de playa en lugar de butacas o sillas. O incluso una hamaca colgante en el salón ¿porque no? Cualquier elemento que haga pensar en la pesca, los deportes náuticos, la playa y el veraneo es bueno.
Y otro detalle muy importante, la sal, el acabado desgastado y decadente que deja el paso de la brisa marina y la humedad terminará de dar un toque salado a la decoración. ¿Cómo lograrlo?  Utilizando telas de colores crudos desgastados, muebles y elementos de madera decorativos en tonos naturales, blanquecinos y de efecto lavado.
El objetivo es conseguir lo que en estas imágenes de hoy se puede apreciar, y es que sin ver la playa por ningún lado, pensamos que son casas que están cerca del mar.

Comentarios

  1. Gema dice:

    Me encanta la decoración de estas casas tan mediterranea.